Todo comienza por un amor:

el gran espejo de 3 metros se ha hecho trizas

dejé escurrir las certezas y se quedaron los espejismos

engullendo arena como colosos

 

la alegría es un estado de embriaguez pasajero

que convierte las farolas en parejas de baile perfectas

iluso aquel que la quiera aferrar como a una botella

lo mismo ocurre con la tristeza

despierta

 

despierto

he vuelto a mi cuarto de niño

ya con barba

pensé con orgullo

pensé en mi voz determinada

firmeza

iluminación de una bombilla en la tripa de un dragón

y todos los volcanes apagados

apagados

apa... qué va

tan solo la pastilla de un maestro zen

el tiempo maneja otras distancias

 

[trágame

siente como se te crispan los vértices

hasta rendirte]

 

me rindo débil

se pudrieron los quimonos que heredé

pero hay algo más

me puedo pelear toda la vida

o podemos ir a la playa

a abrazar lo rotundo y deshacerlo

salir por nuestro propio pie del agua

 

el dolor es la parte del mapa que falta

la inteligencia al abrigo de la tristeza

está nevando...

y está bien así.