Café y ácido en este pedazo de desierto

 

1. ¿qué hacen aquí estas vacas?

las vacas nos miran estupefactas como si nunca hubieran visto un hippie / pasean futuro imperturbable hasta que sean carne pero las muy testarudas no se acercan / nunca han visto un hippie / serán bobas, ¿acaso no quieren unas pocas caricias antes de que su dueño les traiga el futuro? / la realidad es un trocito de desierto dentro de una gota de ácido lisérgico / en India las vacas son sagradas porque con su mierda puedes hacer fuego, dice Jenna / las vacas son realmente sabias en su estupidez y yo no necesito acariciarlas para sentirme bien / de su caca salen hongos sagrados/ persigo vacas por el desierto para echarme unas risas / deseo sentir como me siento si acaricio una vaca / el futuro siempre se acerca y las vacas nos harán caso si no pedimos nada

 

2. la piedra es un hogar sincero

su piel se siente como se sentirían los años al tacto / ¿cómo llegarían estas piedras a este trocito de desierto? / el sol nos regala un anillo iridiscente / es un milagro pero no llueve sombra / unos días después el pastor hace bien su trabajo, conoce el desierto como a su propio cuerpo / las alturas nos sugieren que nos estemos quietos pero nosotros no paramos de buscarnos / con nuestros ojos escribimos lo que la naturaleza es incapaz de hacernos entender / el pastor es el animal mejor adaptado a su entorno pero se siente solo / para sobrevivir al desierto uno debe estar a gusto con lo que dice la soledad / el agua sabe a viento / nosotros somos dos adultos y estamos de ácido

 

3. el oasis nos permite sumergirnos en quien de verdad somos

pedimos sombra y las nubes nos complacen como vacas obedientes, es un milagro / la arena deja de ser un problema / el espejo tirita de gusto ante la perspectiva del juego / no hay señal de relojes a lo Dalí todavía / tiemblan las montañas que custodian nuestro viaje y tiemblan las mandíbulas / el viento dibuja expresiones sobre el rostro del agua / el sol se derrite en diversos colores / el ritmo constante que ejerce el viento sobre el agua brilla mucho pero no sé si significa algo / la belleza de disfrutar un pedazo de desierto para nosotros solos / me acuerdo de la ciudad y enseguida me olvido / la soledad no es un problema / aguantamos lo que nuestra respiración nos permite/ el café está listo

 

4. la Jenna me mira como una ardilla desde lo profundo de su infancia

porque en mis ojos está viendo la mía / su piel está muy clara y suave / nuestro ego se ha ido de ácido a alguna parte / somos una película y somos buenos actores / me pongo a trepar un ficus estrangulador / las vacas se quedan a vernos / ella se sumerge vestida en el agua del oasís y fuma muy quieta un cigarrillo / el sol derrite colores en sus gafas de sol / parece una ama de casa fumándose el desquicio aburrida ya de tanto / yo aúllo desnudo por todo el desierto / llevo un cuchillo de treinta centímetros colgado de la cintura, alguien debió pegarme de pequeño / Jenna se reboza sobre la arena y trata de convencerme de que necesito mancharme / estamos rodeados de mierda de vaca por algo, dice/ pero no necesito nada de eso / aprendo mucho de este viaje de ácido y fumamos otro cigarrillo

 

5. las nubes que pastan sobre el cielo se fragmentan:

ya me he cansado de la naturaleza / disfruto de la idea de jugar con su mente mientras ella juega con la mía / cuando estés preparada, le digo / me mira incrédula y se ríe / su piel está muy clara y suave / si soy la energía también puedo ser la inercia / sé que lo que quiero ver solo me lo puede mostrar ella / el viento se encarga del tiempo mientras nos ocupamos y deshacemos / lo que ves no tiene por qué ser pero se te da bastante bien ver, me dice / el peligro nos hace más inteligentes / respirar deprisa / al borde todo está más claro / respirar despacio / en las emociones se puede distinguir el futuro / el ritmo es el lenguaje de la naturaleza / no tengo nada que resolver / me vacío y me inflo / no tengo por qué saber por qué para vivir a gusto / el mundo es distinto después del orgasmo / en algún momento tendremos que volver pero todavía no sabemos a donde

No importa donde esté, sigo siendo yo

corre la ciencia en bata histérica y huelo la duda

(las personas mucho antes de morir)

la oscuridad no es un chiste

la oscuridad en ocasiones escribe poesía o

banderas sobre los hospitales

pero la duda me duele

devorar

              me acabo

me prometo ocupar y

ocupar los espacios con todas las cosas que no puedo medir

Sobre dualismo y eso

El temperamento de un semáforo

puede ser muy poético y no parar,

entonces me puse colorado

como pensar en amapolas y

crecer en un país lejano,

darse algo de cercanía

entonces

uno y otro

lo otro,

sonríen las luces de una ciudad

lo otro soy yo percibiendo lo otro

lo otro pervive en mi ombligo

como un planeta de balcón

o un cactus que sueña con otra vida

 

blanco y negro son el haz y el envés de una pupila

yo miro o veo o quedo ciego y un minuto después

será algo diferente,

está bien y mal si está

seré una rueda o el movimiento creyente

para pararme a sentir

y dar espacio a recordar.

 

El recuerdo vuela, vuela recuerdo

masculino y femenino son buenos parientes

el cielo y la tierra

tarde y temprano

triste y alegre

triunfo y fracaso

ruido y silencio

palabras de papel y

hacer

las necesidades al aire libre,

la música lloviendo en bálsamo

el día y la noche a merced del ocaso de la distancia

yo y ella:

ella es mi mujer y

yo un recortable precioso

que sobrevive gracias a unas tijeras de prescolar

adulto, pues

no estoy solo

dos

no uno

dos

son uno

y lo demás

también.

Poema posterior a una película de Wim Wenders

no te aferres a lo que ya sabes

las barandillas se escurren porque las toca mucha gente

todo te vendrá natural

todo vendrá en la nocturnidad

todo

¿por qué esa sempiterna aspiración de trascendencia entonces?

 

Ya no, murió

y porque morí ya no vivo ni en ramas ni en cavernas.

Aún así estoy por tirarlo todo al viento

todo ligero

como el horizonte donde señalo.

 

Pensar murió durante el sexo

y respiramos todo

irreprimibles

infatigables

incuestionables

irremediables

inevitables

molturando naval jazz sobre la piel de las estrellas.

Yo de mayor quiero ser artista

Yo de mayor quiero ser artista

El otro día estuve escribiendo poemas y conjuntos de palabras en el Hotel California de Todos Santos. Allí me topé con varios niños de esos que te hacen reir y te enseñan. El primero fue un chiquito británico de tan solo cinco años que no quiere llamarse Andrew, ahora se llama Tesso. 

Read More