Alejandro Panés trabajó en una inmobiliaria en Panamá, durmió en una playa en Senegal y se puso enfermo en Australia. Como escritor por encargo o freelance publicó en lugares como Yorokobu, Futuro Perfecto, El Estado Mental o la calle pero tras una apuesta con un amigo en un bar madrileño se comió su CV y ahora presta más atención a los colores. Su signo solar es Acuario, aunque en algunas culturas desarrolladas este hecho sea irrelevante. Su mayor sueño consiste en despertar. En el transcurso del trayecto aprovecha para tantear sus límites y los del entorno de turno. Le encantan los proverbios, sobre todo los de pueblo. Su segundo mayor sueño, mucho más mundano, consiste en hacerse un selfie mientras cruza en velero el Océano Pacífico. El día menos pensado tiene un hijo y se deja de tonterías pero por el momento vive en una furgoneta en las costas de Baja California y jura por cualquier deidad postmoderna que todo lo mencionado aquí es verdad.